jueves, agosto 24, 2006

Isla (III)

Y mirar y mirar y mirar. Todas estáis arrebatadoramente guapas cuando el Sol rebota en los árboles y la aburrida arena de la playa.

La chica lee en la terraza del chiringuito. Las letras inundan sus pupilas mientras junto a ella, las hormigas hacen acopio para el cada vez menos frío invierno.

Ahora la mujer de las chanclas rojas fuma. La diadema que acaricia su cabecita también es roja y le da una pincelada de niña ingenua; una niña que YA fuma. Cigarros amargos antes de entrar al instituto. Cajetillas escondidas en bolsos, cajones, huchas, entre libros; pero yo no fumo se lo guardo a mi amiga.

Y desde mi balcón puedo oler su dulce perfume. El viento me ha traído algo de su ceniza, algo de ella. Recogerla y guardarla en una cajita de cristal. Donde antes guardaba el último beso que me distes. Y otra vez respirar enamorado por nada, por su ceniza gris. Dar mimos a una cajita de cristal, a una sabana arrugada, a un cuello sudado, a un dedo meñique. Creo que el amor es sólo dar y eso ya es mucho. No estoy de acuerdo en aquello de dar y recibir. Das un beso, te dan un puñetazo.

Me gustaría saber que no sabes que existo que siempre estaré aquí en este pequeño balcón; mirándote, intentando concienzudamente confundirte entre el paisaje para por fin poder dejar de mirarte embelesado. O transformarme en un colibrí invisible para volar hasta ti. Y, quieto con millones movimientos que sólo parecen unos pocos, quedarme cerca de tu cuello para mirar tu escote ocioso. E imaginar que me paseo por esa carretera estrecha y peligrosa y mientras navego entre tus pechos, notar que tú cálida respiración me empuja hacía el puerto Ombligo; puerto llenado de lágrimas. (Pues de ese quebrantado puerto empieza la vida.)

El Sol sigue subiendo a estas horas de la veraniega mañana. Está sentado frente a mí. Lo miro, quiero cegarme, quiero dejar de espiarte. El fogonazo blanco me patea en las corneas y me da un lametón en el cerebro.

Bajo mi mirada hasta la mesa que cobija libros y bebida, presiento que todo seguirá en el mismo sitio que cuando perdí la vista, pero todavía no veo nada y que cuando el fogonazo de luz se diluya por mi cuerpo, todo seguirá estando en su sitio; menos tú.

Ante mi vuelven a reaparecer un libro abierto, una lata, un vaso, un mechero, una mesa, unas manos, unas piernas. Intento no mirar allí donde ella estaba sentada, en el pequeño muro de piedras que recorre todo el paseo marítimo, con una blusa blanca vaporosa que se abrazaba cariñosamente a sus pechos y unos pantaloncitos de lino blancos que parecían asustados de las bronceadas y largas piernas y se reguardaban en unos pocos centímetros entre sus muslos.

Vuelvo a agarrar distraído el vaso, bebo, sigo intentando olvidarla, no quiero mirar otra vez hacía ese punto en el paseo. El horizonte será mi excusa para no volver a mirarla, me prometo.

Una promesa viene acompañada de una tortura, aquí está:

Si todos somos imperfectos, pues somos tullidos, desagradables, feos, adictos, cojos, desconfiados, cabrones, ciegos, miopes, prepotentes, bajitos, con poca autoconfianza, demasiado altos, bordes, antipáticos, simpáticos… y asumo dogmático como un kamikaze motorizado que el amor existe, ¿por qué coño seguimos buscando el amor perfecto? Si NADIE es perfecto, luego el amor perfecto no existe.

El horizonte sí que es perfecto. Ella es imperfecta. Con tales afirmaciones intento engañarme no tanto a mi, sino a mi súper-yo, ese gran hijo de puta que siempre anda escondido.

Aunque, lo sé, es intentar conseguir el mismo efecto que con frases simplistas como: ésta es la última, nunca más, el lunes empiezo o yo controlo.

Así que vuelvo a mirar. Ella sigue allí ahora me fijo en su estrella tatuada en el hombro, su informal moño recogido con una goma blanca y sus grandes gafas de sol que se aguantan casi como un milagro en una pequeñita y dulce nariz.

Está de pie, junto a otro hombre. Parecen conocerse porque hablan animadamente. Entonces me vuelvo a refugiar en el horizonte, en la brisa, en las imperfecciones y en la tortura. Un largo trago de algo que ya está demasiado caliente. Enciendo un pitillo para disfrazar al alcohol caliente de algo pasable y viene a mi cabeza aquella canción de los XTC Vanishing Girl.

Y como una terrible premonición ella le besa y desaparecen. Intento seguir a aquella roja diadema, aquel moñito, aquella blusa entre todo el torrente de gente. Pero la perdí, como se acaba perdiendo todo en la vida. Como aquel hombre mayor que ha desaparecido en el pueblo y un ridículo papel con su foto lo reclama. Debería poner papeles con todo lo que me ha desaparecido: bolígrafos, móviles, abuela, botones, llaves, papá y tortugas.

Es cuando me los imagino, en mi mente, a mi manera y veo a las rojas chanclas repicando contra el duro asfalto del paseo, como si a cada paso cayeran ángeles del cielo.

La puerta del apartamento se abre:

- La próxima vez vas tú a buscar las drogas…- Mientras se sube las grandes gafas de sol a la altura de la diadema roja.

- ¡Vale! ¿Qué traes? – Entrando al salón dejando la terraza atrás y dándonos un beso.

Cómo si yo no hubiera estado con ella.

Un colibrí invisible.

http://www.yousendit.com/transfer.php?action=download&ufid=1341A9D94B242D3A

Copien la dirección en su explorador y descarguen la canción, si quieren...

4 Comments:

Anonymous Violeta said...

Llevo un rato pensando qué ponerte.
Te iba a poner que esta tarde, a eso de las 16:30, he perdido algo, y que podría llenar cientos de miles de papeles con todo lo que, en consecuencia, he perdido con él. Pero que se me ha olvidado por un momento mientras leía esto. Gracias.
O igual te iba a poner que a mi también me desapareció una tortuga una vez.
O que el tatuaje que siempre he querido hacerme es una estrella en el hombro.
Elige tú, no sé.
Besos mil. Sigue escribiendo, me has alegrado un poquito.

7:15 p. m.  
Anonymous Violeta said...

Llevo un rato pensando qué ponerte.
Te iba a poner que esta tarde, a eso de las 16:30, he perdido algo, y que podría llenar cientos de miles de papeles con todo lo que, en consecuencia, he perdido con él. Pero que se me ha olvidado por un momento mientras leía esto. Gracias.
O igual te iba a poner que a mi también me desapareció una tortuga una vez.
O que el tatuaje que siempre he querido hacerme es una estrella en el hombro.
Elige tú, no sé.
Besos mil. Sigue escribiendo, me has alegrado un poquito.

7:15 p. m.  
Anonymous 'Invisible flyer' Verio said...

Gran forma de expresar un aroma, un gesto, una belleza que se pierde en la brisa que golpea en las caras, un vouyerismo nunca antes tan secreto, una bohemia, una pura IMPERFECCIÓN de amor.

Volar entre sus pechos siendo un colibri es una experiencia que debe ser increible, tu debes saberlo mejor que yo, digo. Y revolotear entre sus cenizas cálidas y lustrosas para tu alma de empedernido soñador.

Veo un H_R cada vez mas sensible y emotivo en esta isla de ensueño. Guardando en cajita de cristal pequeñas cosas que dan un vuelco al sentido. A su vez, añorando a grandes cosas que de sentirlas, tb te vuelcan.

Me quedo con las pisadas que hacen aterrizar a angeles, con la santa inocencia en proceso de extincion de la adolescente que YA fuma, con puerto Ombligo....Me quedo también (y esto ya es puramente subjetivo) con el paseo marítimo en que ando yo estos dias (ya tu sabes...)

Just one pint a day (Escuché la canción, xDD)

5:00 p. m.  
Anonymous iron-fix said...

muy chulo este blog vuestro, os añado en mi blog como un link

12:39 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home