domingo, mayo 21, 2006

Dentro

Me adentré en su profundidad. No sabía nada de lo que encontraría. Esa idea fue la que me cautivó y me empujó a entrar. Esa duda fue la que me permitió vivir intensamente de algo desconocido por conocer. Luego, entré.


Apareció delante de mí una morena de ojos claro. Ojos cielo con oscilaciones infernales, cuyas pupilas eran de papel, dispuestas a mojarse con lágrimas de azul calambre para mi consciencia. Sentí repentinamente una impotencia reservada a los solitarios sin causa, a los que revolotean sin ANIDAR. A los que como yo (yo mismo) ausentan la razón de su ALETEO. Todo eso percibí de su mirar.

(Su cuerpo era maravilla.)

Me alejé, me dispuse a no sufrir, y fui directo a por un pelotazo, arrastrando a mi pesado cuerpo embriagado por toda la sala hasta llegar a la barra. Me esperaba negra y mojada, con su luz y su sombra exquisita. Yo me agazapé en ella. Reafirmé mi amor apoyandándome vicioso en su lomo. Duro lomo de frío mármol que envenena de calor mi lujuriosa alma. En fin, me sirvieron otro cubata.

Rozando su frío me alejé de ella, dejando marcado el paso de mis dedos por su superficie. Me adentré en la discoteca, de nuevo en su profundidad. Volví a sentirme perdido, con la especial sensación de sentirme, más que nunca, en casa.

Anduve solo y con latigazos de sangre directos al glande (dícese: erección). Así, ¡joder!, con la poya dura, y con mi vaso en la mano.
Me sentí más bohemio y soñador que nunca. Estaba dentro del lugar de encuentro de mi soledad con mi poca esperanza. Ambas me incitaron a beber. Nunca quise ser un alcohólico, no fui yo quien me envició. Les tomé la palabra, sólo eso.

Volví a rozar un cuerpo. Noté su calor adentrarse por los poros de mis manos, y mi piel se puso de gallina, y me ‘engalliné’ de tal forma, que agaché la cara descuidadamente mientras le tocaba el culo. Nunca la miré esperando su SI. Me fui sin hacer ruido, pero sobre todo dolido. Incliné mi vaso cual volquete y bebí un trago largo.

Al salir a la calle, después de unas horas de pretencioso ALETEO, me encontraba agarrando de la cintura una mujer espléndida, lúcida de expresión y con cara de ángel aventajado en la consumación de la alegría. Me propuso ANIDAR cerca del cielo, en su misma casa, y no me quise negar. Me arrastró su marea de esplendoroso cauce. Me deje llevar.

En conclusión deduje, que mi soledad expuesta al desnudo, en frente de la impotencia ante la morena de mirada celeste, más mi poca esperanza de albergar bajo el arrope de mi ser el culo de aquel cuerpo que me hizo ‘engallinar’, fue devastado y aniquilado en su habitación.

Me llevó a su hogar. me sedujo impregnando.

Acabé mi vaso y me quedé solo. Cogí el coche, y haciendo ‘eses’ conduje hasta mi casa.

4 Comments:

Anonymous castaña ojos oscuros said...

¿Realidad o ficción? o...kizás hay un poco de todo veryyyyyyyyyyy !!!!!
La verdad esk no es una idea tan descabellada y absurda, es mas, es la noche de sabado perfecta k está por llegar...algun dia se tendrá k hacer realidad y lo bueno será k no estara antes escrito o plasmado en ningun papel o blog, nunca nadie antes la habrá pensado ni vivido, SOLO TÚ. Y para entonces no te hará falta escribirlo para sentirlo, será tan puro y real k recorrerá cada poro de tu piel, kedandose grabado en tu ser.

MUAKS ;-)

3:17 p. m.  
Anonymous Hombre_Ratón said...

Cuantas mañanas hemos vuelto con la misma o parecida sensación cada uno/a de nosotros/as...

Desvertirnos si aún somos concientes de que vamos vestidos, a la vez que bajamos la persiana para que el sol nos deje en paz!
Estirarnos en la cama y mientras el techo baila a un ritmo frenético con tu borrachera en unos circulos borrachamente maravillosos, aparece ese culo, tú piel vuelve a sentir aquel roce, aquel perfume rociado de sudor o los magníficos dedos del pie atrincherados en esa sandalia desafiantes al resto de los pies...

Yo también me siento un poco mejor a los lomos de alguna barra. Y allí, esperar montado a una preciosa mujer para invitarla a subir y cabalgar juntos la noche más maravillosa que juntos podríamos imaginar...

5:59 p. m.  
Anonymous Nota said...

..Ya he perdido el hilo..Me la he vuelto a leer pero el comentario nunca podrá ser el mismo..es una pena

Decir que me ha gustado mucho sobretodo porque es una sensación conocida como mínimo cercana y me gusta saber que se piensa plasmado en papel ya que no es lo mismo que verlo, cosa que me ha pasado muchas veces.

No se si la soledad y/o la poca esperanza te incitan a beber, depende de quien supongo, lo que si sé es que si te gusta beber no hace falta sentirte solo y/o poco esperanzado para hacerlo (una vez has empezado)

Y hay que comentar que poder acostarse con esa sensación es algo puramente máximo, ya que no todo el mundo puede disfrutar de esa realidad virtual ya sea porque no ha llegado al punto álgido durante la noche, como nos refleja el escrito, o por su poca experiéncia llegando a ese punto.

Así pues utilizar la última neurona de la noche para guardar la imagen de una mujer para poder llevarsela a la cama con él, es algo indescriptible (y más para mí, no tengo palabras)

Pd: Este es el doble de largo y el doble de malo que el primero que escribí pero es lo que hay, mira que hora es XD

4:39 a. m.  
Anonymous Adentrado Verio said...

Agradezco tu compresion, por wenas k fueran las palabras no escritas. Esto ya me basta.
ma gustao lo de la ultima neurona (esa siempre se encargara de la inspiracion, y se mantiene dormitando hasta que las demas caen, momento en k resplandece)

Asi k, otro whisky por 'soledad' y 'poca esperanza' con las k mantengo una relacion amor-odio que perdurará eterna.

Porcierto........la hora me parece perfecta, esa es 'la hora de los poetas' jjajajaj, mis mejores parras simpre las escribo entre las 4h-5h........momento en k la euforia se desvanece y te keda solo el dolor esencial de la bohemia. Mas tarde de las 5h akabas a ronkidos y casi en coma tumbao en la cama........asi k, creeme, as acertado en horario de escritura.

2:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home