lunes, enero 03, 2005

Control de alcohlemia

Con mucho alcohol corriendo por nuestras venas, caminábamos por una calle céntrica de Sabadell, aquella noche de felicidad inducida por la bebida. Reíamos y hablábamos, recordábamos viejos tiempos...y el viento fresco y el cigarrillo de marihuana nos sentaba de puta madre. De repente, ese buen ambiente que nos acompañaba toda la noche se quebró tras la aparición de dos agentes, encargados de mantener la ciudad en orden y los ciudadanos en silencio; marionetas del poder. Al divisar aquellos uniformados a lo lejos nos deshicimos rápidamente del porrito, de las risas, y una sensación de miedo se apoderó de nosotros. Los agentes se acercaban y nosotros caminabámos intentando disimular nuestro estado de embriagadez; sabíamos que si nos paraban daríamos positivo, la cuestión era pasar desapercibidos. Cuando nos encontramos frente a frente, nos ordenaron identificarnos. Inmediatamente después sacaron los collares; eran flexibles, estaban fabricados con un material semejante a la silicona, y se podían ajustar al diámetro del cuello. Habíamos escuchado una multitud de historias sobre éstos, sabíamos con toda seguridad lo que nos iba a suceder, los tres empezamos a sudar. Cuando me lo colocaron, empezé a notar un cosquilleo en el cuello, que se extendía rápidamente por todo el cuerpo... los dos agentes nos observaban con una sonrisilla de mala leche. El cosquilleo era soportable, pero sólo duró unos segundos. Luego vinieron las descargas eléctricas y las lucecillas. Mis piernas empezaron a temblar, ya no podía controlar mis movimientos ni disimular, el collar empezó a emitir unas luces. Había dado positivo. Aquellos cabrones no nos quitaban los collares, usaban ese intrumento de control también para torturar. Sentía dolor y no sé cómo lo conseguí, pero me arranqué el collar y salí corriendo. Uno de los agentes decidió darme caza. Yo era mucho más veloz a pesar de ir bebido; menudo subidón de adrenalina, me había desprendido del dolor y me sentía más libre que nunca. Corría sin parar y sin rumbo.

2 Comments:

Blogger Chapi said...

YO MÁS QUE COMENTARIO, QUIERO HACERLES UNA PREGUNTA, QUE ME PUEDEN DECIR A CERCA DE COMER CARAMELOS DE MENTA O MANZANA, . ES VERDAD QUE SALE COMO EL QUE TOMA ALCOHOL???

3:09 a. m.  
Blogger Sergio Lesmes said...

Hola Chapi,

No se mis compañeros, pero yo no tengo ni la mas remota idea...Don Google Todopoderoso, sabrá contestarle.

En mi mas humilde opinión, creo que eso no es mas que un bulo.

Saludos

1:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home