sábado, octubre 30, 2004

Puta paloma

Una paloma de gris aterciopelado y de ojos negros, picoteaba un trozo de donnete de chocolate a un lado de la Rambla. ¡Puta paloma! Era impresionante, el animal picoteaba el donnete justo hasta el último instante en que la primera rueda del coche enemigo rozaba el donnete. En ese momento la paloma se erguía, estiraba su gran cuello multicolor a la vez que juntaba sus alas y empezaba a brincar y con un último salto ayudada por las alas se subía a la cera.

Allí en su pedestal cerca del cobijo de un gran tronco, nuestra paloma esperaba a que no pasase ningún coche, miraba hacía la carretera y cuándo veía que no pasaba coche alguno; brinco y de nuevo se situaba al lado del donnete de chocolate. Y empezaba a picotear el delicioso chocolate. Los coches que para ella no suponían peligro no la inmutaba, simplemente los esquivaba con un pequeño y preciso saltito, quedándose en la carretera y volviendo a comer.

El autobús número 80 saludaba en el horizonte de la Rambla. Una moto pasó muy cerca de la paloma, temí por su vida. Creo que ella jamás pensó que la rueda asesina pasará tan cerca de ella. El autobús se echaba encima de la paloma, propinó un picotazo rápido encima del tierno donnete y voló justo a la cera de enfrente, pero un camión de reparto corría por el carril contrario. La paloma realizó una maniobra en el aire y surgió expulsada de entre los vehículos.

Ahora estaba frente a mí, en el otro lado de la Rambla. Nos miremos, detrás de esos inmensos puntos negros no existía el sentimiento. Sin embargo, ella sabía que la estaba apoyando.
La calma volvió y el tráfico pareció no existir, la paloma miró a un lado y a otro de la carretera y cruzó alegremente hasta el donnete. Con la tranquilidad de saber que los semáforos estaban en rojo (estoy casi seguro que ella lo sabía) picoteó el machacado trozo de donnete.

Allí estaba retozándose con el dulce chocolate nuestra paloma. Al lado mío llegaron tres pequeñas Lolitas, perfumadas y muy bien peinadas, todas conjuntadas. Conjuntadas con su conjunto; pero también conjuntadas dentro del conjunto de las tres. Apenas llegaban a los trece años. La Lolita líder del grupo, comentó que le gustaba un tal Eloi. Algo que el resto aprobó de mutuo acuerdo: “jiijjjijjijij si, esta muy bueno jijjjiijjiij”

¡¡Putas palomas!! Trataban a Eloi como si fuera un donnete de chocolate en medio de la Rambla.
Cuidado Eloi, el donnete acabó aplastado.
- Feto Tiriti -

2 Comments:

Blogger Visión Perversa said...

M... me gusta. Qué blog más bueno, joder.

9:31 p. m.  
Blogger karma.killer said...

hola karahombreraton!soy marina.esta muy bien vuestra página.estan muy currados los relatos!!esa imaginación al poder!!bueno,que te vaya to muy bien y dime algo antes de irte de viaje a Holanda,ok? besos.

3:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home