martes, marzo 22, 2005

" Y en lo que dura un cigarrito "

Salí fuera a fumar;

“Mi compañero Helmutt no aguanta el humo. Además a mi me gusta fumar mientras veo el cielo de Berlín.

Helmutt es un tío asmático alemán, delgaducho, con gafas "al aire" y con una larga y peluda barbilla. Sinceramente, no es el alemán típico y tópico que me imaginaba.

En cambio, él si que ve en mi un español típico y borracho y digo borracho por lo de tópico.

Habla poco; eso si, tiene una gran colección de películas porno clasificada de diferentes formas: productoras, años, actrices, amateurs, voyeurs, etc. Y es que, es de lo que más me habla. A mi el mundo del porno me gusta, aunque en ocasiones tanta higiene, tanto tacón alto, lencería fina, tías peinadas, pollas inmensas y venosas, tíos de dos metros y metro y medio de bíceps, tríceps, cuadriceps y la gran mayoría de músculos acabados en -eps ( incluya aquí también pene, aunque no acabe en –eps) me turba un poco.

¿Por qué si eso es sexo? ¿Que cojones hago yo cuando con esfuerzo follo en un colchón en el suelo, con una tía en calcetines blancos y el sujetador negro Zara colgando del hombro, borracha perdida y despeinada; mientras yo intento acordarme de cosas para no correrme: “¡¿YAA?!” Y con medio metro de barriga?

Helmutt es mucho más feliz haciéndose pajas, aunque cuando salimos por hay también liga y se lo pasa bien. A mi me cae muy bien Helmutt. Yo también me hago pajas. Si bien, nunca nos hacemos pajas en el mismo espacio-tiempo, es como un pacto de caballeros: los dos sabemos que nos pajeamos pero jamás nos pajearemos en la misma habitación ni a la misma hora. Es más, creo que a Helmutt le gusta mucho más por la mañana.

Él tan sólo come patatas chips y jamón y/o chorizo del pueblo de mi madre. Dice que las patatas chips en raciones completamente equilibradas aportan las kilocalorías necesarias para un día. Me lo enseñó en una página de Internet, pero de una cosa dónde puedes: alargarte el pene, hacer tu propia cocaína, speed, hachís, plantación de setas, marihuana, comprar un cromo del año 1917, fabricar tu propia bomba casera, ver tías metiéndose enormes pollas de caballo mientras éstas cuelgan a través de un arnés del cachondo caballo, comprarte una muñeca que parece de verdad, tíos con enormes tetas y aún más enorme polla follándose a otro tío…No me fío, sinceramente. Además que Helmutt no parece muy sano; pero no me gusta dar consejos, yo no tengo la verdad, tal vez que si la certeza de lo pienso o digo. Y es por ello que no aconsejo o por lo menos eso intento.

Des de que vine a Berlín, pienso más que digo. Supongo que será común ya que no te puedes expresar como tú realmente quieres; por lo que no acabas diciendo aquello que de veras piensas.

¡Arquitectura es una gran mierda! Pero ahora si que no puedo hacer nada. Me estoy doctorando y todo esto cuesta un pastón. Para acabar haciendo ambulatorios, centros cívicos y casitas adosadas en la montaña.

Helmutt es bueno, le encanta la arquitectura y tiene ideas brillantes. Realizó el mejor proyecto de su carrera y obtuvo la mejor nota de las pruebas de admisión.

A mi lo que realmente me gusta es escribir.”


Me levanté, entré a mi habitación y empecé a escribir.

2 Comments:

Blogger Visión Perversa said...

Joder, me ha encantado.

10:54 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me encanta, deberias escribir más de este estilo, así como más irónicos. Se te dan muy bien.

Un saludo.

11:32 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home